Post Image

Ermita de San Roque

PROYECTO DE RESTAURACIÓN DE LA FACHADA DE LA ERMITA DE SAN ROQUE Y OTRAS ACTUACIONES. ROTA.

Tipo y fase de obra: Restauración | Finalizada
Superficie construida: 180 m²
Localización: Plaza de San Roque 7, Rota | 2021
Empresa constructora: TORRESOLANO XXI
Proyecto y dirección de obra: MALBArquitectos 

La ermita de San Roque fue construida en el siglo XVII, a las afueras de nuestra Villa, en una encrucijada de caminos rurales, y rodeada de campos. 

Las dimensiones son de 16 x 11 m., distribuidas tres naves separadas por columnas dóricas, que sostienen arcos de medio punto. La nave central es la de mayores proporciones (13,5 x 3,90 m.) y se cubre con una bóveda de cañón. Las naves laterales son más cortas y estrellas (aprox. 11 x 2,90 m.). Están cubiertas por cuatro bóvedas de aristas que corresponden con los arcos divisorios. Cada nave posee en su cabecera un altar.

La denominación de ‘San Roque’ le viene dado porque este santo es venerado en el Sur de Europa como abogado y protector contra la peste. Debido que en aquel siglo hubo tres importantes epidemias de peste en Andalucía, es posible que los roteños acudieran a la intercesión del santo para evitar tales epidemias, por tal motivo construyeron la ermita dándole el nombre del San Roque. Tanto se extendió la devoción a San Roque en Rota que muchos niños fueron bautizados con ese nombre en la segunda mitad del siglo XVIII.

Poco a poco la ermita iba quedando unida al área urbana y las calles se fueron trazando hasta desembocar en la plaza que siempre el pueblo la llamó por el nombre del Santo.

 A mediados del siglo XVIII, por falta de clero, los ejercicios de culto se concentraron en la Parroquia de la O, quedando nuestra ermita prácticamente cerrada al culto, descuidándose su conservación.

Uno de los momentos más trágicos que sufrió la capilla ocurrió con el incendio de la ermita el triste 17 de abril de 1936. A las diez de la noche, unos cincuenta hombres forzaron la puerta de la Capilla y sacaron a la plaza todo cuanto encontraron (imágenes, ornamentos, cuadros y enseres) realizando una hoguera con los mismos. La capilla se restaura y vuelve a abrir sus puertas en enero de 1941, volviendo a cerrarse en diciembre de 1949.

El Hermano Mayor de la Hermandad de la Veracruz, D. Santiago Grande Márquez, manifestó en 1955 su deseo de trasladar la Hermandad a dicha capilla. Un año más tarde su sucesor, Francisco Sánchez, volvió a insistir en el tema. En el Cabildo de Hermanos de 26 de enero de 1958 se aprobó el cambio de sede y el arreglo y adecentamiento de la nueva capilla.

El 31 de agosto de 1958 se volvieron a abrir las puertas de la capilla recién restaurada. La reforma de la capilla fue total: se repararon los techos, se recubrió la bóveda de cañón de la nave central, se rebajó el suelo casi medio metro, ganando el templo en altura y belleza; se reformó la fachada, agrandándose la puerta de acceso hasta llegar al límite de piedra de la portada, las ventanas cuadradas se cambiaron a claraboyas redondas y la sustitución de la espadaña primitiva por una actual de bastante menor mérito. Las obras de albañilería estuvieron a cargo de don Paulino Madroño, las de carpintería fueron realizadas por don Manuel González, las de pintura por don Manuel Checa y la decoración a cargo de don Raúl Espinosa.

La ultima restauración de la ermita se realiza en el año 2009, ejecutándose como primera fase la restauración de la fachada, recuperando la espadaña primitiva. Sin embargo, actualmente (2021) la ermita presenta un gran desgaste de los revestimientos de fachada y uno de los forjados de cubierta de la primera crujía se encuentra apuntalado, debido al deterioro del mismo a causa de las filtraciones de agua. Por ello, se plantea la reparación del forjado en mal estado y la restauración  de los paramentos verticales de fachada.

 

 

 

 

 

 

 

malbarquitectos 2017

956 339 914 - 619 712 996